Di yo soy tu - Rumi-

lunes, 30 de noviembre de 2009


Un hombre que paseaba por el bosque vio un zorro que había perdido sus patas, por lo que el hombre se preguntaba cómo podría sobrevivir. Entonces vio llegar a un tigre que llevaba una presa en su boca. El tigre ya se había hartado y dejó el resto de la carne para el zorro.

Al día siguiente Dios volvió a alimentar al zorro por medio del mismo tigre. Él comenzó a maravillarse de la inmensa bondad de Dios y se dijo a sí mismo:

- «Voy también yo a quedarme en un rincón, confiando plenamente en el Señor, y éste me dará cuanto necesito. »

Así lo hizo durante muchos días; pero no sucedía nada y el pobre hombre estaba casi a las puertas de la muerte cuando oyó una Voz que le decía: « ¡Oh tú, que te hallas en la senda del error, abre tus ojos a la Verdad! Sigue el ejemplo del tigre y deja ya de imitar al pobre zorro mutilado. »

Por la calle vió a una niña aterida y tiritando de frío dentro de su ligero vestidito y con pocas perspectivas de conseguir una comida decente. Se encolerizó y le dijo a Dios:

- «¿Por qué permites estas cosas? ¿Por qué no haces nada para solucionarlo?»

Durante un rato, Dios guardó silencio. Pero aquella noche, de improviso, le respondió:

- «Ciertamente que he hecho. Te he hecho a ti.»

Cada nuevo día nos trae momentos de alegría y de tristeza, son distintos aspectos de nuestro aprendizaje diario, de nosotros depende como aprovecharlos.

Una sonrisa que nace en el corazón se transmite también en la mirada, y cuando hace contacto una especie de ternura y amor se expande hacia el receptor y viceversa... que como el sol, calienta, ilumina y se irradia...

Les deseo un día lleno de pequeños momentos felices junto con mi sonrisa y mi abrazo que nace del corazón.

5 comentarios:

JAVIER AKERMAN dijo...

Bonita parábola, e instructiva querida amiga. Tu blog es una fuente de luz.
Un fuerte abrazo y feliz semana.

sankaradas dijo...

Muchas gracias Azul.

Estos pequeños cuentos estan llenos de enseñanza.

Namasté.

thot dijo...

Me encantan estas historias que nos enseñan tanto y nos hacen meditar sobre nuestras acciones.
Gracias por compartirlas.
Un beso.

arianna dijo...

Me siento en paz cuando paso por aqui y leo vuestros comentarios

Me gustó mucho tu entrada , iluminó mi día

Un abrazo querida Azul

azul dijo...

Querido Javier
Gracias por tus visitas.
Un abrazo.

Querido Sankaradas
Gracias a ti siempre por estar.

Hola Thot
Me alegro que te haya gustado. Felicitaciones por el premio y tu genial humor.
Un abrazo querido amigo.

Querida Arianna
Siempre tan sensible y generosa. Gracias amiga por estar aqui y alli.
Un fuerte abrazo.